Exploring U-M’s Opportunities Around the World

"Cuando estamos en el escenario, nos sentimos libres. Nos olvidamos de que estamos en prisión."

Edson Sodré

Edson Sodré, un prisionero brasileño, habla con estudiantes de la Universidad de Michigan y la Universidad Federal de Río de Janeiro. Foto: Levi Stroud

Photo: Levi Stroud

Foto: Levi Stroud

Río de Janeiro, Brasil – El actor Edson Sodré acaba de terminar su presentación y contesta preguntas desde el escenario. Después de cada respuesta, con ansiedad pregunta: “¿Qué hora es?” y alguien de la multitud, reunida en un pequeño anfiteatro, responde rápidamente.

El público ríe, llora, queda en silencio, a medida de que el hombre de 54 años cuenta su historia, manteniendo estrecha vigilancia de la hora. La tensión sigue aumentando minuto a minuto hasta que, finalmente, las 8:30 han llegado. En este momento, Sodré se va sin demora en medio de muchos aplausos. Tiene un estricto toque de queda, y debe volver a la prisión donde está recluido sin demora.

“Sólo pensaba en escapar. Empecé a asistir a clases de teatro porque era la única manera de poder estar en ese espacio. La idea era que cavar un túnel bajo el escenario y tratar de escapar a través de la red de alcantarillado”

Sodré salió en libertad para participar en el segundo Taller Internacional de Teatro, Encarcelamiento y Práctica Comunitaria. Organizado por un grupo de estudiantes de la Universidad de Michigan – en Brasil en un programa de intercambio de teatro durante tres semanas- y estudiantes de la Universidad Federal de Río de Janeiro UNIRIO.

El actor encarcelado dice que se unió al proyecto de extensión UNIRIO “Teatro na Prisão” en 1997, pero en ese momento, no quería aprender cómo actuar o escribir obras de teatro. “Sólo pensaba en escapar. Empecé a asistir a clases de teatro porque era la única manera de poder estar en ese espacio. La idea era que cavar un túnel bajo el escenario y tratar de escapar a través de la red de alcantarillado”, dijo.

No funcionó. Los guardias se enteraron de la excavación, y puesto que él era uno de los sospechosos, comenzó a ser vigilado muy de cerca. Al año siguiente, Sodré se las arregló para cavar en otra zona, lejos del sitio del teatro, y comenzó su último intento de escapar. “Me arrastré por un largo camino, en el que las por las aguas residuales. Todo estaba oscuro. De repente, puse una mano en algo extraño…era un cráneo. Poco después, me atraparon.”

Ese sería el fin de su obsesión por escapar. A continuación, se sumergió en las artes. Comenzó a actuar, leer, escribir y pintar. “He creado una burbuja para vivir. Esta fue la única manera de poder sobrevivir y mantener mi cordura dentro de la cárcel”, dijo. En 18 años de confinamiento, ha escrito cinco obras de teatro, unos 100 poemas, y creó una docena de pinturas al óleo.

Por cuarto año consecutivo, la profesora Ashley Lucas, directora del programa PCAP y socia de UNIRIO, llevó a estudiantes de la U-M a Brasil para participar en la obra de teatro que se lleva a cabo no sólo en prisiones, sino también en los barrios desfavorecidos y hospitales durante el verano. En su tiempo allí, los estudiantes aprenden lo que el teatro puede lograr más allá del entretenimiento en entornos no tradicionales, y por qué las personas se involucran en actuación en estos contextos difíciles.

“Hay un momento en que todos los estudiantes sienten que ellos podrían estar en ese lugar, porque todos somos humanos y podemos errar.”

“Las artes y actuación son herramientas poderosas para el cambio social. El teatro nos permite acercarnos a nuevas ideas, producimos nuevas historias de una manera segura y protegida. Estamos expuestos sin estar en peligro”, dijo Lucas.

Los beneficios no se limitan a quienes están privados de libertad. Para la profesora de UNIRIO Natália Fiche, quien coordina el proyecto Teatro na Prisão, ningún estudiante -confinado o libre- deja el programa como entraron. El crecimiento profesional y personal son sorprendentes, aseguró.

“Este programa se abre espacio para la reflexión, te hace pensar. Hay un momento en que todos los estudiantes sienten que ellos podrían estar en ese lugar, porque todos somos humanos y podemos errar,” dijo Fiche. “A partir de entonces, son capaces de ver el mundo dentro de una nueva perspectiva, maduran y aprenden una nueva manera de afrontar la vida.”

Para Sodré, la actuación significa libertad. “Cuando estamos en el escenario, nos sentimos libres. Nos olvidamos de que estamos en la prisión”, dijo.

Voces silenciadas y empatía

Estudiantes de la U-M salen de la Penitenciaría Talavera Bruce después de un taller en la cárcel

dramacomedymasks

Los talleres de artes en la U-M y UNIRIO tienen como objetivo retornar a los prisioneros su individualidad y sus voces oprimidas, al menos durante las actividades, explica Leia Squillace, una estudiante de la Escuela de Música, Teatro y Danza de la U-M. Miembro de PCAP, Squillace viajó a Río para aprender más sobre el dramaturgo Augusto Boal, el creador de técnicas para utilizar el teatro como una herramienta para promover el cambio social y política a través del diálogo, el Teatro de los Oprimidos.

“En la prisión, pierdes tu individualidad. Te conviertes en sólo un número y tienes pocas oportunidades de expresarte”, dijo Squillace. “El arte entonces crea un espacio ideal para estas personas, donde pueden hablar y en su mayoría, han de ser escuchados. Es una manera perfecta para desarrollar la empatía en ambos lados.”

Momentos en la prision

El arte es bueno para la salud

Estudiantes de la U-M y UNIRIO en una presentación a los pacientes y sus familias en un hospital de Río de Janeiro. Foto: Levi Stroud

musicnote

Photo: Danillo Sabino/UNIRIO

Foto: Danillo Sabino/UNIRIO

Acostumbrada al universo de la música clásica, la estudiante Tsukumo Niwa también viajó a Brasil, abandonando su zona de confort en el Federal Hospital da Lagoa. A pesar de que por lo general no improvisa o camina con el oboe, instrumento en el que se especializa, se rindió a la canción de la cantante brasileña Tim Maia “Chocolate”, y se unió a los artistas brasileños que tocaban música para las personas enfermas a través de pasillos y salas de espera del hospital.

“Estoy muy feliz de haber podido desafiarme artísticamente con un talentoso y apoyador grupo de UNIRIO … Las sonrisas, las felicitaciones y afecto cambió completamente mi día. Fue una gran recompensa,” dijo.

El aplauso vino de cientos de pacientes en espera para recibir atención médica o quimioterapia.

“Estoy muy feliz de haber podido desafiarme artísticamente … Las sonrisas, las felicitaciones y afecto cambió completamente mi día. Fue una gran recompensa.”

“Al principio, no estaba segura de si nuestra presencia estaba ayudándoles o perjudicándolos hasta que sus sollozos se convirtieron en gritos de alegría”, dijo la alumna Layla Sareini. “No podía creer el impacto que podía tener en las personas sólo por hacer algo que hago todos los días: cantar y bailar.”

Las actuaciones ayudan a la gente olvidar la razón por la que están allí, dijo Miguel Vellinho, otro socio en el proyecto PCAP. “Es el poder del activismo artístico. Dentro del hospital, el arte es una herramienta para promover la justicia social y mejorar la vida de las personas.”

Cada semana, Eliete Barcelos lleva a su hija de 36 años de edad al hospital para un tratamiento del lupus. “No todo está perdido. La esperanza y la alegría llena nuestros corazones con esta presentación”, dijo. “En el hospital, donde hay tanto sufrimiento, esta energía es contagiosa. Nos trae alivio y consuelo.”

En la sala de quimioterapia, 13 pacientes tienen lágrimas en los ojos. Son lágrimas de alegría al son de Cuenta conmigo, Twist and Shout y Sina, de Djavan.

Momentos en el hospital

Mientras tanto, en las favelas

Foto: Wikipedia

dramacomedymasks

En el exterior de un espacio tradicional y sofisticado, el programa Teatro em Comunidade es otro brazo de la asociación con la profesora Lucas. También tiene como objetivo cambiar la vida y abrir un espacio seguro para el diálogo sobre la realidad de los 130.000 residentes del Complexo da Maré, donde muchas personas viven en la pobreza. Con 16 barrios o favelas, los residentes enfrentan prejuicios y violencia.

El programa, dividido en tres secciones, se creó hace cinco años y tiene aproximadamente 70 participantes de la comunidad.

“La diferencia de nuestro trabajo es la continuidad. Hemos venido para quedarnos y estamos dedicados a la formación de estos jóvenes “, dijo la coordinadora del programa Marina Henriques Coutinho. “Queremos contribuir a la masa crítica en la educación. Queremos criar a personas capaces de tener autonomía y que puedan controlar a su propia vida.”

Coutinho cree que hay una brecha de oportunidades entre los jóvenes privilegiados y los que viven en las favelas. “En cierto modo, estamos cambiando esta dinámica, causando movimiento, provocando el diálogo en este espacio desigual.”

Wallace Lino, un residente de la favela Nova Holanda y estudiante en UNIRIO, discute el programa de teatro comunitario con los estudiantes U-M. Foto: Levi Stroud

“Todo lo que sé y todo lo que soy está directamente ligado a mi formación teatral. Desde el principio, tomé esta oportunidad.”

Uno de estos cambios y el orgullo del programa es Wallace Lino, un residente de la favela Nova Holanda, un estudiante de teatro en UNIRIO y uno de los actores de la Cia Marginal -un grupo de teatro profesional que consiste en su totalidad de los actores favelas.

“Todo lo que sé y todo lo que soy está directamente ligado a mi formación teatral. Desde el principio, tomé esta oportunidad. Lo que me instó no sólo era estar allí. Yo quería aprender a ser el mejor y obtener lo máximo de mí”, dijo. “Siempre he sido persistente.”

En 2015, Lino llegó a Ann Arbor para participar en el programa de intercambio con los estudiantes PCAP. La oportunidad de interactuar con los estudiantes estadounidenses y aprender metodologías de teatro mejoró su actuación y sus habilidades para la enseñanza, dijo.

“Esta experiencia me llevó a reflexionar, repensar y tener nuevos deseos”.

Momentos en la favela

dramacomedymasks

Energía y deseo de vivir

Photo: Levi Stroud

Foto: Levi Stroud

Las cuatro horas que pasaron atrapados en el tráfico en Río en una mañana de lluvia no estropeó el entusiasmo y la alegría de Jacyra da Conceição’s para ir a la clase de teatro. Con gafas de sol, un brillante collar de oro, y vestida con un sofisticado traje, la mujer de 81 años de edad se robó el show, bailando y cantando con los estudiantes de la U-M. da Conceição’s es parte del taller Teatro Renascer, que consiste en un reparto cuyos miembros son todos mayores de 60 años. El proyecto intergeneracional permite a los estudiantes mayores y jóvenes intercambiar experiencias de vida.

“No importa lo difícil que es llegar hasta aquí. Siempre asisto a las clases porque compartimos un amor de madre e hija. Me dan mucho cariño y atención,” dice, secándose las lágrimas. “Semana tras semana, llego aquí feliz y vuelvo a casa aún más feliz, contando los días para la próxima reunión.”

“Semana tras semana, llego aquí feliz y vuelvo a casa aún más feliz.”

Este entusiasmo también llega a la coordinadora del proyecto, profesora Carmela Soares. “He trabajado con este grupo por 10 años. Es una experiencia increíble de aprendizaje”, dijo.

Sobre PCAP

El Proyecto de Arte Creativo en Prisión (PCAP por sus siglas en inglés) es un programa anual que reúne a la comunidad de la Universidad de Michigan y aquellos afectados por el sistema de justicia en una colaboración creativa para el aprendizaje y el crecimiento mutuo. El programa, que toma lugar a lo largo del año, vincula la pedagogía con la práctica mediante la formación de estudiantes universitarios para facilitar talleres de artes semanales en prisiones para adultos, centros de detención y tratamiento de jóvenes, así como programas de reincorporación de presos.

Equipos de facilitadores abren espacios de creación en instituciones en las que no existen y, en pie de igualdad con los demás participantes, traen su energía y habilidades individuales. A través de actividades individuales y grupales,  discusión honesta, y trabajo duro, cada taller crea arte original en forma de obras de teatro, escritura, danza, música y arte visual que finalmente es compartido con otros a través de actuaciones y / o exposiciones.

Fundado por Buzz Alexander en 1990 y dirigido por la profesora Ashley Lucas desde el 2013, el programa envía alrededor de 100 estudiantes y voluntarios a la semana a cárceles y centros juveniles para facilitar talleres. PCAP ha acogido su Exposición de Arte Anual por los presos de Michigan en el campus de la U-M durante 26 años, y ha publicado el Michigan Review of Prisoner Creative Writing durante ocho años.

Para más información (en inglés) visite: lsa.umich.edu/pcap

Este programa y el viaje fueron co-patrocinados por:
Brazil Initiative; The Center for Global and Intercultural Study in the College of Literature, Science, and the Arts; Department of Theatre & Drama, School of Music, Theatre & Dance; and the Residential College

 

Share on TumblrPin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone